Mariana Brizi, Fundadora de Decontenido, junto a su hijo Santi

El que no arriesga, no gana (¡Y el que no gana es un gil!)

Mariana Brizi cuenta para VR cómo se tiró a la pileta cuando decidió ser independiente. Cuando lo hizo, no se detuvo a pensar si había en la pile el agua suficiente como para poder nadarla según sus sueños, o si corría el riesgo de quebrarse una pata al caer. ¡Cuando se trata de emprender no queda otra que arriesgarse!

¿Cuándo surgió la idea de ser independiente?
En todas mis experiencias laborales en relación de dependencia aprendí algo, todo me sirvió para crecer. Sin embargo, nunca sentí ese “enraizamiento” o sentido de pertenencia que mucha gente desarrolla en su ambiente de trabajo. Yo siempre tenía la necesidad de seguir buscando algo más.
En 2008 una empresa de publicidad donde trabajaba me envió a hacer un curso de redacción, y ahí descubrí que yo tenía potencial para ofrecer lo que sabía hacer de manera autónoma. Además, trabajar en agencias me permitió conocer cuán poco se valora el trabajo de contenido y este fue otro de los motores que me impulsó a cambiar.

¿Qué lugar ocupa el trabajo en tu vida?

El trabajo me define como persona, influye mucho en quien soy, en cómo me siento, en qué tengo para dar. Desde el momento en que elegí la carrera de Cs. de la Comunicación, supe que más allá de la situación económica, yo siempre iba a ejercer en este ámbito. Y así fue como, contra viento y marea, insistí para desarrollar lo que sé y me gusta hacer. Todos merecemos tener espacios para “contemplar la vida”, y trabajar de esta forma me permite decidir cómo organizar las horas para que el día me rinda. Evitar los horarios picos del microcentro es una de las tantas ventajas.

¿Cómo lo llevaste a cabo?
En 2009, recién casada, sentí que tenía toda la energía para poner primera y lanzar mi emprendimiento. Elegí el nombre más conciso y directo posible y generé un claim claro: “no te quedes sin palabras”. Primero me sumé a las redes, creé mi sitio web con la ayuda de una colega y amiga, abrí un fan page, una cuenta de twitter, diseñé mi propia carpeta de presentación y newsletter y salí a la cancha. Los primeros clientes fueron por recomendación y, de a poco la cadena empezó expandirse. Entre 2012 y 2013 se marcó un gran cambio en DeContenido, porque incorporamos colaboradoras, y así nos transformamos en un equipo y pasamos a ser un estudio de redacción.

¿De qué se trata De Contenido?
Nos especializamos en redacción y contenido. Nuestra premisa es simple: vos podés ser el mejor profesional en tu rubro, pero si no sabés cómo expresar todo eso que tenés para ofrecer, nadie te va a conocer o a valorar como corresponde. Así es que generamos ideas creativas para comunicar. Escribimos para revistas masivas o de comunicación interna, sitios web y redes sociales que necesitan una actualización constante de propuestas creativas y con contenido de valor. Actualmente, nuestros clientes son pymes nacionales que dan sus primeros pasos en comunicación y, por ende, necesitan un gran soporte y asesoramiento. Apuntamos a seguir creciendo, diversificando rubros y tomando desafíos cada vez más grandes!!