Laura García del Castaño, poesía que se siembra