¿Añorar la niñez es una idealización?