Amor y odio por las cámaras