Belleza, Moda y belleza

Amor y odio por las cámaras

Cada vez que voy a una fiesta. Cada vez que tengo una presentación. Cada vez que leo en público. Cada vez que me junto con mis amigas. Cada vez que el mundo exterior me llama, tengo un mantra: “Hoy voy a salir bien en las fotos”. Pero esto no pasa. De hecho, no pasa nunca. Jamás estoy conforme con las fotos.

Le pregunté a mis amigas si también les pasaba lo mismo aunque no necesitaba las respuestas.

Emilia me dijo: “Lo que más me gusta de sacarme fotos  es que quedan registrados momentos que a veces, si no fuera por las fotos, terminarían en el olvido. Lo que más odio de sacarme fotos es que suelo hacer muecas involuntarias, y la mayoría de las veces salgo más fea de lo que soy”.

Trudy me dijo: “Lo que amo de las fotos es que a veces me sorprendo con el resultado final. Lo que odio es cuando tardan o cuando me etiquetan sin consultarme. Soy muy selectiva con las fotos que muestro y las que no.”

Juana me contesta: “Lo que más odio es salir mal y no dudo en destruir una foto en la que considere que no hay justicia”. Emilia agrega: “Yo no soy de destruir las fotos de papel. Me dan pena, pero sí borrar las fotos digitales”.

Ceci, en cambio, me cuenta que lo que más me gusta de las fotos es retratar momentos especiales. Como los que pasa con sus sobrinos. Pero lo que más le incomoda es cuando avisan que van a sacar una foto porque instantáneamente  pierde la naturalidad. “¿Y qué hacés con las que no te gustan? ¿Las rompés?”- Le pregunto. “Romper no. Solo archivarlas en lugares imposibles”, me contesta y se ríe.

Por eso cuando vi los datos que me pasaron la gente de Dove no me sorprendí:

El 65% de las mujeres dicen que se sienten más ansiosas sobre su imagen cuando les sacan una foto o la suben a las redes sociales que cuando están hablando en público (47%), yendo a una primera cita (44%) o yendo a una entrevista de trabajo (41%).  Además, el 63%  de las mujeres destruyeron una foto con la que no estaban conformes sobre cómo se ven.  Me puso muy triste saber que el 19% de las mujeres no tienen fotos sobre sus vacaciones soñadas y el 14% de su casamiento.

Y nuevamente, como ya me pasó otra veces con esta marca que se preocupa por entender a sus consumidoras, me pareció muy interesante la propuesta que nació de esta investigación: focalizarse en crear recuerdos.  “En lugar de estresarte sobre su look o aspecto en una foto, las mujeres deberían pensar en cómo se van a SENTIR cuando puedan miran 5, 10 y hasta 50 años atrás, recordando la alegría que sentían en la playa con su familia o en una celebración”. ¿Vos te animás a ponerlo en práctica?

Invito a todos a mirar este lindo video:

  1. Fernando Drigo

    2013/07/ at 12:41 am

    ¡Muy cierto! A veces, cuando digo que voy a tomar una fotografía, mis amigas se ocultan, huyen, o miran para otra parte con disimulo. Es casi como si pidiera una voluntaria para arrojar al volcán como ofrenda a algún dios antiguo.

  2. Vivian García Hermosi

    2013/07/ at 12:54 am

    Fernando, jaja ¡Tal cual! Apenas empecé a preguntarles a mis amigas fue unánime: tenemos una relación “complicada” con las fotos. ¿A los hombres también les pasa?

Comments are closed.