La vida misma

Esto de quererlo todo

Era el 2002 y estaba saliendo con el chico perfecto. Teníamos química. Era bueno. Me presentó a sus amigos y a su familia. Estudiaba y trabajaba. No era Brad Pitt pero tenía el encanto indescifrable de Sean Penn. Pero me aburría.

Era el 2004, me faltaba solo la tesina para terminar la carrera. Pero yo quería escribir.

A veces, cuando estoy con mucho trabajo, pienso en salir con mis amigos. Pero apenas tengo tiempo libre pienso en nuevos trabajos e nuevas ideas y me lleno de proyectos.

Me preguntaba por qué yo era así pero tuve una revelación. Me di cuenta que era algo tan femenino como nuestra fe por la astrología y las dietas en el verano. ¿Por qué todas las mujeres somos así? ¿Siempre lo queremos todo?

Y con la comida nos pasa lo mismo: si es rico pero no es sano nos sentimos culpables. Si es sano pero tiene poco sabor sentimos que así no vale la pena vivir. Por eso me divirtió mucho la última campaña de Twistos dirigida a mujeres que nos viene a decir: podés tenerlo todo. Al menos para un snack rico, sano y para compartir con amigas. Lo demás habrá que resolverlo en terapia, chicas.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=o9vNr4QHE1E]

  1. Fernando Drigo

    2013/07/ at 12:55 am

    «El más rico no es quién más posee, sino quién menos necesita» Dice una frase. Aún así, la veracidad de este artículo va más allá del género femenino. Los hombres también quieren todo, solamente que… quizás sus -nuestras- ambiciones no sean temas de diálogos adecuados frente a la mujer (entiéndase mujer = novia)

Comments are closed.