Cine, Uncategorized

Oz, el poderoso

El martes me llegó  una invitación que me llenó de alegría. ¡Entradas para ver Oz, el poderoso en 3D! ¡Sí! La nueva película de Disney unos días antes de su estreno.

Oz es un mago que trabaja en un circo de poca monta en Kansas. Él quiere ser un grande como Houdini y Thomas Edison, sus dos héroes.  Para él, ellos  son los verdaderos magos del siglo XX. Pero mientras huye en un globo aerostático de la gris Kansas, que lo ve como un perdedor, se ve atrapado por un tornado al estilo Dorothy. Entonces sobreviene algo inesperado: llega a una tierra que es mágica y que se llama como él. Además la gente lo estaba esperando para que los salve de la bruja malvada.

Este mesías es un trucho. Es un estafador que engaña a la gente diciendo que es un mago cuando en realidad es un ilusionista. Quiere llevarse todas las riquezas de ese mundo brillante.

Apenas aterriza en Oz conoce a una bruja a quien conquista mediante mentiras. Ella le presenta a su hermana en Ciudad Esmeralda donde una gran fortuna lo espera solo sí logra matar a la bruja ¿malvada?

Él decide emprender el desafío pero solo por el oro.  Porque hay que admitir que es un chanta carismático. Un seductor. Y las mujeres que se topa en su camino son muy hermosas.  Un poco estereotipadas, eso sí.

Lo que sucede luego de esta hermosa y mágica introducción es la transformación de Oz,  este personaje que de ser un ilusionista pasa a ser un verdadero mago. Así que saquen las entradas y vayan a verla porque es algo hermoso que durante 130 minutos de tu vida solo se hable de magia ¿no?

Se puede decir que Oz es el retrato de un antihéroe que conoce la redención. No quiero contar nada más porque ser spoiler es lo peor que puede ser una chica. 

(“Oz: The Great And Powerful”, Estados Unidos/2013).
Dirección: Sam Raimi. Guión: Mitchell Kapner, David Lindsay-Abaire,
según los personajes de L. Frank Baum. Fotografía: Peter Deming.
Edición: Bob Murawski. Música: Danny Elfman. Intérpretes: James
Franco, Mila Kunis, Rachel Weiss, Michelle Williams. 130 min.