Sociedad

La maternidad es una elección

“El día de la madre es un invento comercial”, cantaba en su época de juventud Violencia Rivas, tal vez en ese intento de derrumbar las construcciones afectivas en torno al shopping. Pero, justamente, en el día de la madre y como muchas veces ya escribí sobre lo divina que es mi madre, tengo que cambiar de tema.  Hablemos de la maternidad en general.

Algunas estupideces que hay que oír son del tenor de “cuando tengas un hijo lo vas a entender”, “lo primero ahora es tu hijo”, o, para mi gusto la peor de todas: “¡te cambia la vida!”

Cada vez que veo a la famosa de turno, con las ojeras aun marcadas, fajada hasta los tuétanos, con el baby en brazos, mientras posa con cara feliz y leo la frase: ”Me cambió la vida”, de lo que menos ganas tengo es de tener un hijo. Me pregunto por qué la sociedad, en su mayoría, busca escindir a la persona de su propio ser cuando se tiene descendencia. ¿Cómo cornos es posible educar y amar a otro si dejamos de ser nuestro eje? ¿Si nos dejamos de lado, y lo que es peor, nos relegamos?

Una ex jefa mía decía: “La maternidad solo te vuelve madre”. Tratando de desacralizar la palabrita. Pero vamos por partes, cuando tenga un hijo lo voy a entender. ¿Qué cosa? ¿La piedra filosofal? ¿Y si no tengo? ¿Voy a ser toda la vida una mamerta ignorante de muchas cosas? Puedo por ejemplo, por mi profesión, comprender  a  gente que vive en una villa, a mujeres golpeadas, a convictos, sin haber pasado por ninguna de esas situaciones, pero ¿para entender ese algo que no sé que es, tengo que parir? Pareciera ser la premisa. Para que contarles cuando digo que no pienso tener hijos. Me dicen de todo, pero la verdad, como el 98% de las cosas que me dicen en ese tonito superador, me importa poco.

Lo primero es tu hijo. Aha, ¿y yo pasaría  a ser lo segundo? Me da caspa pensar ese tipo de relaciones simbióticas sea con quién sea. ¿Cómo puedo yo amar a alguien si me voy a amar menos a mí? Dejo de ser una persona, una sujeta con deseos, ganas, planes; para convertirme en ameba. Esa parecería ser la gran verdad que hay que seguir para no recibir la denominada condena social que seguramente venga de parte de quienes a sus hijos nunca le dieron tronco de pelota.

Por eso, en estas épocas, reivindico la sinceridad. Me sentía un sapo de otro pozo hasta que hace poco una colega que está embarazada se despachó y dijo “ningún mejor estado del mundo. Me hincho, no hago pis, vomito y me siento una morsa”.

Yo banco a la Maternidad con más realismo y que del resto se encarguen las revistas.

  1. Cecilia Meira

    2012/10/ at 4:02 pm

    Me parece interesante y provocador lo que planteás. Y sí, un hijo no te hace mejor mujer o mejor persona. Y, ya que mencionás que “gracias a tu profesión podés comprender” muchas cosas, sería muy oportuno que indagaras en por qué muchas mujeres como vos deciden no tener hijos y otras tienen muchos hijos en condiciones muy desfavorables, al punto de que algunos llegan a plantear que no deberían tener hijos (retomo países con altos índices de natalidad, pero también podría aplicarse a muchas “villas miseria” o a asentamientos urbanos irregulares…). Creo que repensar esto nos acercaría a comprender el “fenómeno” de la maternidad como es en verdad, una cuestión humana, cultural, socioeconómica, histórica… Que, por otra parte, si no existiera, se acabaría muy pronto la humanidad y todo este cuento, estas inquietudes y este comentario.

  2. Clarisa

    2012/10/ at 4:27 pm

    Hola Cecilia. Lógicamente un hijo no te hace ni más buena, ni te completa (antes le habrá faltado una mano?) ni ningún otro “milagro”. La maternidad está ligada muchas veces a los cultural, lo socioeconómico no tengo dudas de eso. Después están los motivos variados del por qué si o no. En mi caso, tengo re asumido que este tipo de conceptos hicieron mella. Me gusta mi vida así y no quiero que me la cambien, paso, gracias por ahora! Y soy responsable de eso, no voy a tener tampoco porque a tal o cual le parece, me tiene que parecer a mi. Todos los porque si y porque no son válidos. Los únicos que no acepto son: “Ya estoy en edad”, “me siento más completa y plena” y el ya conocido ardid de embarazarse para enganchar a un tipo. Casi me hacés escribir otra nota mas!

  3. Micaela

    2012/10/ at 4:01 pm

    Hay que respetar todas las opiniones me parece, así como hay madres que dicen eso también están las que no les dan ni 5 de pelota. Xq los tuvieron y tienen en cantidad? X la simple razón que no se cuidan. En fin en mi caso mi sobrino me cambió literalmente la vida y no lo parí yo, el día que tenga un hijo seré de esas madres chochas. Y respeto a la que no quiere tenerlos, cada cual arma su vida a su gusto.

  4. nomedicenvero

    2012/12/ at 12:47 pm

    Yo pensaba bastante parecido… hasta que fui madre. Personalmente, no voy a entender a esas que tienen mas hijos que los que pueden alimentar, pero mucho menos a las que no les dan pelota. Pero si entiendo muchas concesiones que se hacen por lo hijos, cosas que antes te parecian fundamentales y cuando sos madre dejan de ser tan importantes. El eje de mi vida, soy yo, y para que una relacion sea sana, tiene que ser asi, pero la persona mas importante, despues de mi es mi hija. Creo que el “cuando seas madre lo vas a entender” es a ciertas cosas que pasan cuando tenes hijos y que no entendes cuando no son tuyos: el chico que grita y todos quieren que hagas callar, el miedo, tonto en algunos casos, de que le pase algo y que te pone neurotica, el salir a comprarte algo y volver sin eso pero con un monton de cosas para tu peque. Realmente ser madre te cambia la vida, porque pasas a hacerte cargo de una vida que va a demandar mucho mas que un perro, y sos responsable de educarlo y hacerlo una persona de bien. Es inevitable que la vida te cambie. Pero es eso: distinta, no mejor ni peor, tiene sus cosas lindas y sus cosas horribles. Querer o no tener hijos es una desicion personal, pero el amor que se siente por un hijo, y aunque me crean una de esas “mamas de catalogo” no se siente jamas por nada ni nadie mas. No es una critica, es solo mi opinion.

Comments are closed.