Cosas de Chicas

Primavera para todos

En primavera todos se predisponen mejor para coger. Es fija que el que no tuvo chance de colocarla en invierno, en esta temporada se saca la lotería. No sé si será que las flores despiertan las hormonas, o simplemente que la temperatura empieza a subir, eso hace que las ropas de abrigo se escondan, dando paso a prendas más livianas, el recuerdo del escote que se escondía bajo el pullover y las calzas clavadas que se vienen tan de moda.

Y ya que empezamos a hablar de moda, esa palabra tan abstracta y detrás de la que tantos corremos, no podemos aislarnos de lo que se viene en estos nuevos 3 meses. Mientras ellos desempolvan las mismas remeras que desempolvaron la temporada anterior, la anterior a la anterior, y la anterior a la anterior de la anterior, nosotras nos subimos al pony de las tendencias y corremos el riesgo de caer en el ridículo.

“¿Por qué caer en el ridículo?”, me dirán algunas, quizá las más inocentes. Y fundamento mi teoría especialmente en 3 puntos. El primero sería “Desabrigarnos Irracionalmente”. La necesidad de desnudarse es tan grande que, sin importar las bajas temperaturas, andamos en ojotas y solerito, habilitando miradas en los timbres, solo por la debilidad mental que arrastra el 21 de septiembre. El segundo punto sería, también atado a la irracionalidad, “El Uso Desmedido de las Calzas Doradas de Animal Print”. Y, para culminar con el ránking, el flúo en los zapatos, el flúo en las remeras, en definitiva: “El Flúo”, pegado codo a codo con el trauma que ocasiona el hecho reconocer que más del 80% de la sociedad le pone la “R” al final al “Flúo”, no permitiéndole diferenciarse del activo que suele encontrarse en la pasta de dientes.

Además, en Primavera, ya desde el día 1 en que arranca la estación, notaremos que la cinta en la que corríamos en el gimnasio ahora no nos recibe con telas de araña, sino con una fila de ingenuas paradas ahí haciendo fila antes que nosotras, que creen que empezando hoy y terminando en diciembre, podrán lucir un culo menos flácido en sus vacaciones. Esto es un error de concepto. El gimnasio debe arrancarse por desesperación, sí, pero en marzo. Cuando todavía te queda un año para hacer algo al respecto. Arrancar en septiembre solo hace que termines dejando después de las vacaciones, al grito de “al final esto no me hizo un carajo, yo tenía razón”.

En definitiva, se nos viene encima la primavera. Recomiendo no guardar aún la ropa de invierno y esperar unas semanas antes de salir de compras, al menos hasta que las nuevas prendas entren en liquidación. Y, un tip para cada género: Mujeres, anticípense y saquen turno con la depiladora. Hombres, practiquen frente al espejo cómo mirar chicas a los ojos. Si ya les cuesta en invierno, desde el 21 de septiembre les costará mucho más.

  1. Matias

    2012/09/ at 1:04 pm

    Excelente! Me rei Mucho!

  2. felipe

    2012/09/ at 2:00 pm

    Extraordinaria visión de una situación que entiendo como ridícula desde hace mucho tiempo!!!

    La necesidad de desnudarse en primavera es totalmente irracional!!!

    Lo bueno es que, todavía, hay chances de colocarla, si logro levantar los ojos…

    A practicar

Comments are closed.