Treinta y pico

Treintañeras (4): ¿Manías yo?

Por Bárbara a los treinta

Las etiquetas de todos los productos que usás en tu casa mirando hacia el frente. No solo la mayonesa y la mostaza de la heladera, sino los del baño, los del lavadero y si el monoambiente tuviera mas de una habitación todas las etiquetas mirarían al frente como soldados de una batalla en la que si se suma algún extraño del bando contrario, siempre gana la dueña de casa que en este caso vendrías a ser vos.

La toalla de las manos doblada en dos, el gatito de la fortuna mirando a la puerta junto con el elefante de la suerte, las plantas cerca de la ventana, los sahumerios en el cajón de la izquierda, dos almohadones por cada cuerpo del sillón, las cremas para la cara de un lado las del cuerpo de otro, las remeritas ordenadas por colores calidos y fríos. Los cuchillos con los tenedores y las cucharas grandes con las chicas.

Los libros de autoayuda cerca de los de psicoanálisis, los de ficción en castellano cerca de los de ficción en inglés de cuando intentaste ser bilingüe. En el medio, los apuntes de la facu que no leíste en los últimos diez años pero los tenés ahí por las dudas.

En la botella de agua fría nunca se prepara jugo, el vino que se abre se termina en el acto, si se barre también se plumerea, los vidrios de la ventana no se limpian nunca salvo que llame Perkerman.

A los treinta o treinta y pico, que para estas alturas ya no ninguna diferencia, hay algunas cositas que son así, como inamovibles, algunas costumbres que una tiene incorporadas y que parecieran creadas por Dios desde que el mundo es mundo.

  1. Fernando Drigo

    2012/07/ at 4:42 pm

    Mientras más cambian algunas cosas, otras, más siguen igual.
    Lo que me apena de los 30, es que allí debemos justificar nuestro potencial de los 20, o allí caerá la culpa de nuestros fracasados 40.

  2. Vivian García Hermosi

    2012/07/ at 7:52 pm

    Me encantó esta nota. Y vale decir que me sentí muy identificada. ¡Totalmente!

  3. Barbara

    2012/08/ at 8:24 am

    Fernada, sabias palabras!!!

  4. Barbara

    2012/08/ at 8:25 am

    Vivian, muchas gracias!!!! Yo también, me siento identificada, lo peor es que es todos los días!!! jajajja

  5. Giussepina

    2012/08/ at 2:28 pm

    “..los vidrios de la ventana no se limpian nunca salvo que llame Perkerman.” jaja .. muy cierto .. uff que alivio que pensemos igual en tantos aspectos!!

  6. Barbara

    2012/08/ at 8:59 am

    Giussepina, no se si por fortuna o no, eso dependerá de el punto de vista, somos muchas las que pensamos asi. Abrazo!!

  7. Paola

    2012/08/ at 12:30 pm

    Limpie las ventanas cuando me mude al depto! y nose cuando volvere a hacerlo de nuevo…

  8. Monica

    2012/09/ at 11:13 pm

    Jajajajja!, tal cual!!

  9. Monica

    2012/09/ at 11:26 pm

    jjajjaja!!, tal cual!

  10. Nana

    2012/10/ at 10:08 am

    Si te sentiste identificada, no pagues más psicólogo. Ahora ya sabes el porqué de tu solteria…
    Un beso.
    Excelente espacio!

  11. nomedicenvero

    2012/12/ at 4:03 pm

    Jaja!!! Las ventanas es tal cual! Ni cuando viene mi viejo a casa las lavo!!! Y lo de las etiquetas, lo mio es peor: si se que la marca experimenta con animales, no, y si me tengo que recorrer todo el conurbano bonaerense para conseguir un jabon que cumpla este requisito, lo hago!
    Me acabo de dar cuenta que soy una maniatica!!!

Comments are closed.