El mundo de Robertita

Sueño con el sospechoso

Estoy en el bondi y escucho una conversación
Una piba dice que lo que pasa es que cuando habla todo bien.
El amigo le responde “bueno boluda pero no podés seguir hablando… o si”
La piba le dice sí, pero el tema es que “yo hablo y todo bien, viste, no sé, re bien, nos preguntamos cómo va, y bien, viste pero después.. corto, y no sé, un poco lloro”
El amigo le dice “bueno boluda entonces por eso te digo no sigas hablando”.
Hablar con los ex no es sano.
La piba dice no pero es que ” todo bien cuando hablamos viste, el tema es cuando cortamos”.
Los duelos son tan tristes.

Como la última papa frita y flasheo atragantamiento.
Es la 5ª vez en el dia que flasheo muerte y me harto.
Me harto de mí misma y del flash con la muerte y pienso ¿para qué estamos acá?

Pienso en la muerte.
Pienso en el futuro funeral de mis padres y en mí llorando.
Pienso en mi propia muerte pero no me imagino de vieja así que vuelvo a funerales de gente querida.
Lo pienso como funeral, no como velatorio.
El velatorio me deprime.
Pienso en los velatorios a los que fui.
Pienso en términos de qué absurda es la vida y pienso qué parte de mi está muriendo que estoy pensando en la muerte.
Me hago la psicológa conmigo misma.

La piba sigue hablando y dice que intentó ponerse las pilas y hacer una vida nueva pero que lo extraña.
Quiero darme vuelta y verla, pero el 168 es una mierda.
Todo es una mierda.
Paso por Once y miro los papelitos tirados en la calle y en la vereda y la gente.
Gente gente gente y once es una mierda.
Siempre Once es una mierda.
Siempre Once fue una mierda.
Pienso si alguna vez Once estuvo bueno
Pienso en que todo es absurdo, que me moleste Once es absurdo y que haya papelitos en la calle y mucha mugre en Once, es absurdo porque todos vamos a morir.
TODOS VAMOS A MORIR me digo.
Y no entiendo de qué la va la vida, no sé, si igual vamos a morir, para qué vivimos pienso.
Pienso en la mugre y pienso que es mejor vivir sin mugre aunque vayamos a morir.
Pienso otra vez en qué estoy tramitando internamente.
Me digo TRAMITANDO INTERNAMENTE y me hago la mil la psicóloga.
Pienso en estudiar psicología.
De golpe pienso que a los 40 voy a estudiar psicología.
Pero no me veo leyendo textos de psicología.
No me veo cursando.
No entiendo cómo cursé arquitectura.
Bajo, camino y llego a Rivadavia.
Y entonces pienso en el Congreso.
En la obra del Congreso, en cuando estuvo en obra el Congreso digo.
No tengo idea de las fechas de cuando estuvo en obra el Congreso, o el Kavanah
No sé nada de fechas.
No sé nada de títulos de libros, ni autores ni fechas.

Cruzo Rivadavia y veo a un tipo.
No tiene bolso, no tiene bolsa, no tiene cartera, no tiene maletincito que tenía mi abuelo para llevar LOS PAPELES.

De golpe pienso en mi abuelo.
No sé qué papeles llevaba mi abuelo en su maletincito.
No me doy cuenta que mi abuelo se murió. A veces pienso que está de viaje.
Pienso que a la gente le hace bien ver a la persona que está muerta. Despedirse.
No bien, pero te hace ver que se murió.
Se murió-murió, punto, se finí, no hay gira

El tipo tiene un pucho en la mano y lo tira, lo miro, me mira.
Camina lento. Me mira. Me da miedo.

Pienso en que hay gente claramente sospechosa.

Y pienso en gente diciendo eeehhh discriminación, eehhh inadi, eehhh ¿qué te pasa con la gente que parece sospechosa?
Y yo les digo no me pasa nada, es sospechosa, nada más, me da miedo.
¿Es un miedo real? ¿A qué se debe el miedo?
No quiero que me haga daño, pienso en términos de violación.
Lo miro y se apoya en la pared de la óptica de Combate de los Pozos y Rivadavía.
¿Qué hace apoyándose ahí este tipo a esta hora? Esto es obvio que es un próximo robo.
Me cruzo un toque a la calle en vez de seguir por la vereda porque quiero que se de cuenta que YO ME DI CUENTA QUE ES UN SOSPECHOSO DE MIERDA Y QUE NO PIENSO SER SU VICTIMA.
Tomá, te cagué, no lo miro igual por las dudas.
Sigo, camino dos cuadras y me doy vuelta y pienso tomaaá, te perdí.
Y pienso pobre la víctima del sospechoso.
No entro al edificio.
Sigo media cuadra, doblo y entro al chino.
La cajera no saca la sonrisa por nada.
Para mí que está con un viaje de ácido o algo así.
Llego a la esquina y.. .AAAAAAAAAAAAAAAAA
Justo sentándose, SENTANDOSE, o sea, en cuclillas ¿QUE HACES ENCUCLILLADO?
El sospechoso.
Aaaaaaaaaaaaaaaa
Miedo grado mil.
Lo paso, doblo y de golpe la calle es desolación pero por dos segundos porque al toque aparece una pareja.
Qué hijo de puta el sospechoso.
Corro y entro al edificio.
Entro y pienso en el sospechoso entrando atrás

¿Es normal tener miedo?

Ceno pensando en el sospechoso.
Me baño pensando en el sospechoso.
Me acuesto pensando en el sospechoso.
Me meto en internet pensando en el sospechoso.
Me duermo pensando en el sospechoso.
Sueño con el sospechoso.

  1. Fernando Drigo

    2012/06/ at 12:18 am

    ¿En tu funeral estará el sospechoso? Si lo pensás, es una idea brillante. ¿Sospechoso de qué? ¿De matarte? ¿De violarte? ¿De haberse enamorado en ese primer cruce de miradas que a ti te dio miedo?
    A la chica del colectivo le diría que todo «ex» es una droga, ¿Y como se superan las drogas? Sufriendo la abstinencia. Dos meses sin el mínimo contactos. NI encuentros, ni llamadas, ni espiar su face. En lo posible tirar/ocultar todo lo que recuerde directamente a dicho ex. Es muy difícil, porque depende únicamente de la voluntad. Es muy difícil, porque es posible lograrlo. Sería más fácil si fuera imposible, porque tendríamos excusa para dejarnos vencer. Como la muerte, que no tiene remedio.
    No me gusta Once, pero me agrada ver sus judíos ortodoxos. ¿Será porque la palabra «Ortodoxo» contiene en ella un «Orto»? Asimismo, «Círculo» tiene un «Culo». Jeje, Me causa gracia pensar en ello. No. No tengo once años, ni vivo en Once.
    Ah, y por cierto, los artistas no mueren. No completamente. Mientras dejen alguna obra, una de sus mejores partes permanecerá inmortal.

  2. robertita

    2012/06/ at 1:17 pm

    hola fernando
    mira vos, no me habia dado cuenta que orto estaba en ortodoxo
    once lo que tiene de horrible que todos odiamos es que es un lugar de bondi-gente-bondi-gente-papelesenelpiso-bondi-gente-transito.bondi-gente-papeles-papeles-papeles-mugre
    como constitucion, como retiro, como todos los lugares de trasbordo
    yo lo quiero mucho a once por todas las cosas que puedo comprar para luego no hacer nada pero tener bolsas y cajas de telas y botones y cartones y cosas asi, pero lo odio mucho tambien por su grado de decadencia

  3. marisol

    2012/06/ at 7:28 pm

    roberttt…..todo es una mierda…conclusion..el sospechoso tambien…..

  4. robertita

    2012/06/ at 9:38 pm

    todo es una mierda marisol!! jaaaaaa tenes razon!!

  5. Fernando Drigo

    2012/06/ at 4:00 am

    El grado de decadencia… ese es el punto. Desde luego que lo he notado. Once y Constitución -entre tantas otras-, no son precisamente una fuente de buenas energías (por decirlo de alguna manera elegante).
    Pero, la máxima decadencia es la humana. Encontrarme en medio del tumulto y pensar cosas como: -¿Soy uno de ellos? ¿Soy otra ternerita que camina por incercia hacia el matadero? ¿Esto es la vida? ¿Esto es mi vida?. Es entonces, cuando me gobierna la ira, me vuelvo un ermitaño de tiempo completo, y busco consuelo en lo único que hasta ahora logró hacerme sentir que puedo salvar mi alma: La literatura.

  6. robertita

    2012/06/ at 2:14 am

    fernando
    lindo mundo de consuelo la literatura
    igual es posible una ciudad ordenada con sectores de trasbordo ordenados, pero por ahi buenos aires lo logra en 150 años
    que forrada la mugre en la ciudad

Comments are closed.