Sexo Explícito

Placer en el trabajo

Algunas historias picantes de aquellos que se animan a mezclar el trabajo y el placer.

Por Silvana Amorena

Carmen (mujer, 28 años ) ingresó a su trabajo como asistente sin muchas expectativas. Trabajar para un político no era lo que había soñado cuando se recibió de relaciones públicas pero necesitaba la experiencia. “Él me trataba mal y un día me cansé, fui a su oficina a preguntarle qué era lo que hacía mal”, recuerda con un poco de vergüenza .“Creo que lo sorprendí con la pregunta, descolocado me dijo que nada, entonces quise saber porque me gritaba, se me acercó y sin
que me diera cuenta nos empezamos a besar, hasta ese momento no había sentido atracción por él pero ese beso me despertó todo”. L a relación duró unos meses, él estaba casado y en “crisis”. “Una mañana me tocó atender una llamado de un compañero de partido felicitandolo por su futura paternidad. Creo que en ese momento morí y me dí cuenta de todo”. Carmen dejó su trabajo y a su amante.

La historia de Carmen termina mal pero la de Jorge no tanto.

Jorge es un  fotógrafo de 34 años y fue acusado muchas veces de salir con hombres que lo pueden ayudar en su carrera pero él no tiene tantos prejuicios al respecto. “Eso me parece una idiotez.  Si me gusta y encima me puede ayudar en algo bienvenido. Yo haría lo mismo.”, afirma Jorge. “Estamos todos en un círculo de artistas es obvio que nos vamos a ayudar. Creo que la regla que dice que no se puede salir con compañeros de trabajo es anticuada y poco práctica. ¿Por qué no salir con alguien que ves todos los días?”

María es una de esas mujeres que cuentan cómo conquistó a su jefe. “Yo era su recepcionista y nos llevábamos 20 años.  A mí me parecía un hombre muy actractivo pero nunca me imaginé lo que iba a pasar. El estaba saliendo con alguien y un día me encaró. Yo le contesté que yo no era el segundo plato. Que si quería salir conmigo tenía que hacer las cosas bien. Él arregló su tema y recién ahí empezamos a vernos como pareja. Seguimos juntos hace 14 años”.

Charlando con gente es fácil escuchar historias similares a la de Carmen. María o Jorge. El sexo es parte de nuestra vida y muchas veces de nuestra situación laboral o económica. La moral debe dejarse de lado y a veces hay que pasarla bien. Existe una generación de personas que no tiene problemas en mezclar el trabajo con el placer.

  1. La secretaria

    2012/06/ at 10:56 am

    Yo también me case con mi jefe. ahora tenemos un bebé re lindo.

  2. Nay

    2012/06/ at 10:30 am

    No, chicas, no. Lo digo por experiencia: donde se come no se caga!

Comments are closed.