Cosas de Chicas

De Amores

Por Melisa Sansotta

Durante mi vida tuve muchos amores. Tuve un novio de fin de semana. Para el que de lunes a viernes no existía pero me quería los viernes a la noche. Quizá me ascendía a los sábados, pero el domingo a la tarde me iba escoltando hasta la puerta. Ese fue el novio de los primeros traumas. El que cuando le dije “me parece que te quiero”, respondió “yo también, como quiero a mis amigos, a mis mascotas, quererte te quiero”. Nunca más.
Chongos tuve varios. Necesarios para pasar malos tragos, no recomendables para mujeres con necesidad de plantearse expectativas cada seis pasos. Ideales para levantar la autoestima, olvidables y renovables.
Tuve otro novio que para mí fue novio y para él fui amante. Un novio que estaba de novio con otra. Una tarde me presentó a la afortunada y me pidió por favor que le contara que yo salía con su mejor amigo, no con él. Ella me miró y me dijo “puta”. Yo la miré y le repetí lo que me había pedido él. Que era novia de su amigo, que no pensara idioteces. Y me di vuelta y me retiré. Él nunca me agradeció.
Tuve un novio que me quiso y yo quise ciegamente. Demasiado ciegamente. Y al final no lo quise más. Y lloramos. Lloramos un montón. Nos abrazamos y me fui. Y no, no volví.
No tuve amores reincidentes, tuve amores insistentes. De esos que perdían las cortesías y se emputecían por una noche extra. Que pedían nuevas chances y subalquilaban su dignidad conversación de por medio. Nunca fui un ex amor insistente. Tengo demasiado orgullo como para andar implorándole a otro que me quiera. Ni en pedo.
Tengo un amor que parece hecho a medida. Picante y dulce, nuevo y eterno. Bipolar y estable. Un amor de verdad. ¿De verdad? De verdad. Un amor que llena y balancea, que es oxígeno en Saturno, cable a tierra, complemento de sentido común. Tengo un amor que no presto, no intercambio, un amor que recomiendo.
Si usté anda sola o con un idiota, cuídese de los prospectos muy optimistas. Los amores más codiciados son los que llegan mientras estás mirando algodones de azúcar en la plaza. Hay amores para todos. Buscá el tuyo.

  1. María

    2012/06/ at 10:06 am

    Lo encontré mientras miraba algodones de azúcar en la plaza.

  2. Silvia

    2012/06/ at 12:23 pm

    Yo tuve cada uno de los que describís

  3. Melisa Sansotta

    2012/06/ at 3:16 pm

    María, aguante tu historia de amor. Y, Silvia, no te sorprendas: son de manual los amores también! jaja gracias a ambas por leer.

  4. NatiAlabel (@NatiAlabel)

    2012/06/ at 4:16 pm

    Al mío lo encontré en los blogs.

  5. Laura Núñez

    2012/06/ at 8:42 am

    Me encantó este texto. Y si, yo ando buscando el mío, de esos codiciados que mencionas.

  6. Melisa Sansotta

    2012/06/ at 9:28 am

    Nati, los novios de blogs son ideales. Te felicito, agarralo fuerte por las dudas.

    Laura, no busques. Viene solo, te lo aseguro!

  7. Inés

    2012/06/ at 4:42 pm

    Tu novio es un muchacho muy afortunado!!!! Muy lindas palabras, se nota que estás enamorada. Decile de mi parte que te cuide y no se transforme en ninguno de los “amores” que nombrás primero ja ja. Un besito.
    Inés

  8. maru

    2012/07/ at 3:07 pm

    Me encanto tu historia, yo soy una tonta que anda detras de ese que esta cuando quiere..jaj encima lo peor de todo es que tengo una hijita hermosa con el 🙁 y bue ya pasara

  9. Inés

    2012/07/ at 1:57 pm

    yo veo tantas mujeres lindas y cero hombres y pienso qué fácil debe ser para ellos encontrar una mujer que les guste, si hay tantas! En cambio nosotras no vemos ni uno solo posible, ya estoy perdiendo las esperanzas, y hago cosas, eh, estoy ocupada todo el tiempo y el que me gusta es un tarado histérico grandulón que no me da bola, quiero amor!!
    puedo dejar mi blog?
    http://pequeniasilenciosa.blogspot.com.ar/

  10. Monica

    2012/09/ at 12:35 am

    Ines, acabo de leer tu blog, no puedo expresar lo que siento…es como si fueras una doble mía!!!…quiero felicitarte y ya tenes una fiel seguidora ….una mas!!!

Comments are closed.