¿Y vos qué mirás?

Algunas ideas para guionistas bloqueados


La televisión argentina se caracteriza por su constante oscilación entre la genialidad Capusóttica y el más patético de los CarmenBarbierismos. Así es como, al hacer zapping, nos encontramos con grandes contenidos audiovisuales y certeros puntinazos en el entrehuevo, esto último producto de la repetición, la falta de ideas y de la mera existencia de Guido Kaczka.

Por ese motivo, y por si hay algún guionista o productor televisivo en la sala, acerco algunas ideas basadas en una fórmula simple: un mix de historias preexistentes. A saber:

El hombre porno: un director de cine pornográfico que, como resultado del exceso de drogas y de tener que ver a Solita Silveyra en bolas, en las noches de luna llena se convierte en Guillermo Lobo, el periodista de TN. En el último capítulo es descubierto por Luisana Lopilato pero, justo antes de ser ajusticiado, es rescatado por Darío Lopilato, quien entra gritando “Papuchooooooo, ¿sos vos?”.

El puntero de tu vida: la hermosa historia de un hombre que, en su etapa de madurez, se hace pasar por un empleado de ANSES y así consigue el favor de las ancianas del barrio, a cambio de planes sociales y paco para los nietos. Como en toda buena historia, el amor triunfa sobre la desdicha y nuestro personaje contrae matrimonio con Adelfa, una subsecretaria de la Municipalidad de Berazategui que conoce su secreto, pero lo calla por amor y porque le gusta la pasta base.

Señor y Señora Iúdica: una pareja de consejeros matrimoniales conoce la fama gracias a un infalible método de solución de problemas de pareja: el método Iúdica. El mismo consiste en la degradación masculina en pos del mandato femenino: “¿Querés que saque la basura? Y… ¡dale! ¿Querés que no vaya a jugar al fútbol? Y… ¡DALE!”. Pero no todo es felicidad para los consejeros: las parejas no se separan, pero nunca dejan de llorar. Un éxito asegurado, emocionante como la puta que lo parió.

Ojo, quizá lo leés medio a las apuradas y te parece una boludez, pero decime la verdad: ¿alguna vez te imaginaste que un canal que pasara 24 horas de gente cortando cebolla de verdeo en juliana pudiera tener éxito? Ah… ¿viste?

  1. Ignacio

    2012/06/ at 10:26 am

    Me mata! La otra también es llamarla y cambiarle el nombre a Floricienta jaja

  2. Fernando Drigo

    2012/06/ at 11:58 pm

    Por esos programas es que, antes que ver tv, prefiero cualquier película absurda, como la de los zombies nazis, o la de Leprechaun en el espacio. je.

Comments are closed.