Chicas de twitter, las más ácidas